Adicciones

Tratamiento de las Adicciones    adicciones

Existen diferentes tipos de adicción, casos en los que se plantean diversas adicciones en un mismo paciente. Es fundamental trabajar y conocer la diversidad de tipologías para poder afrontarlas.

Estas adicciones se dividen en dos tipos:

 

  • Adicciones Químicas.

Consisten en la necesidad, ya sea física o psicológica de continuar consumiendo una determinada sustancia. El hecho de que una persona consuma dicha sustancia  no implican que sea adicta, para que esto suceda deben medirse las cantidades de la misma así como la frecuencia del consumo.

  • Adicciones NO Químicas.

Son aquellas en las que se produce un uso inadecuado de una conducta “normal” o incluso saludable que llevan a consecuencias negativas y cuya adquisición se debe a la repetición de comportamientos que en un principio suponían placer.

 

adicciones
Adicciones Químicas

A continuación os resumimos las principales adicciones Químicas:

Alcohol

En la mayoría de la ocasiones y debido a la permisividad social, el alcohólico no suele reconocer su problema. Cree que el alcohólico es, únicamente, aquel que bebe desde que se levanta y no es capaz de estar sobrio. La adicción al alcohol tiene como principal característica la pérdida de control sobre el consumo y el progresivo deterioro en su personalidad.

Afloran sentimientos de culpa, se recurre a la mentira, se pierde la objetividad. Todo ello se traduce en un malestar creciente y obsesivo que lleva a aumentar el consumo, poniendo en crisis la propia integridad y la de las personas más cercanas

Drogas

Se pueden distinguir tres tipos de consumidores:

– Los esporádicos: La consumen en fiestas o en los fines de semana, combinándola generalmente con alcohol y frecuentemente con una motivación sexual (sobre todo la cocaína)

– Los consumidores diarios: La utilizan de forma cotidiana para mejorar su rendimiento laboral, con una posible adicción al trabajo asociada.

– Los que consumen en su casa:  A solas, con grandes sentimientos de culpa, en algunos casos con una posible adicción a Internet asociada.

 

Estas son las principales adicciones NO Químicas

adiccto-internet
Adicciones NO Químicas

Compras

Aquí aparece el placer de tener todo lo que deseamos, la falta de control en ese impulso inmediato de tener lo nuevo, lo bonito, parecer más atractivos a nuestro entorno…el poder. No pensar en las consecuencias posteriores a la compra, esconder lo comprado, problemas económicos, discusiones en casa… problemas, problemas, problemas.

 

Nuevas tecnologías

Las consecuencias que tiene el uso incontrolado de las nuevas tecnologías puede provocar problemas. Hablamos tanto de obesidad, disminución del rendimiento académico y de la atención. Además existe un aumento de los conflictos sociales y familiares, deterioro de la comunicación, aislamiento o abandono de las responsabilidades.

Con tanto desarrollo tecnológico, estar expuestos durante mucho tiempo y desde muy pequeños a los estímulos de las pantallas y los vídeo juegos se ha convertido en habitual. El problema es que “Internet está muy bien diseñado para poder engancharte”.

 

Amor

La Co-adicción aparece cuando se es “adicto al adicto”.  Significa que la vida emocional del co-adicto depende de las oscilaciones emocionales del adicto. Si él está bien, yo estoy bien, pero si él está mal … no puedo pensar en otra cosa que en ayudarle.

La dependencia emocional es un ejemplo de esta adicción. Normalmente, la persona dependiente idealiza al otro de manera que sentirá la “falsa” necesidad de estar con esa persona, y entiende el amor como “apego” y no como una relación en la que hay intercambio recíproco de afecto.

 

Sexo

La adicción al sexo se da en personas que tienen dificultad para controlar sus impulsos sexuales, de modo que pueden dedicar mucho tiempo y esfuerzo a buscar el placer en la conducta sexual.

 

 Trabajo

Es vivir para trabajar. Es trabajar un número de horas excesivo y además no saber desconectar cuando se llega a casa. La adicción al trabajo mata, puesto que el perfil psicológico del enfermo coronario, que se muere por infarto de miocardio, tiene grandes coincidencias con el perfil del adicto al trabajo.